Justicia patriarcal garantía de impunidad

Desde la Secretaría de Géneros e Igualdad de Oportunidades y la Comisión Directiva de la AJB Departamental La Plata REPUDIAMOS la sentencia absolutoria para los tres femicidas de Lucía Pérez.

A dos años del horrendo crimen de Lucía, que condujo a que el país expresará el 19 negro para pedir justicia, el tribunal de Mar del Plata decide absolver a los tres varones acusados por abuso sexual en el marco del femicidio de Lucía Pérez.
El Poder Judicial conservó los pilares de la justicia misógina y patriarcal, y condenó a miles de mujeres que hoy como el 19 negro somos Lucia. Somos las jóvenes pobres que mueren a manos de varones que ejerciendo abuso de poder nos violan y nos abandonan en una salita médica de la ciudad de Mar Del Plata con la excusa de una sobredosis. Somos las Lucía que no quieren escuchar.
Matías Farías y Pablo Offidani fueron condenados a 8 años de prisión por venta de estupefacientes con el agravante de ser suministrado a menores de edad y en áreas cercanas a las escuelas de la zona; mientras que el tercer acusado Alejandro Maciel, fue absuelto de la acusación de encubrimiento.
Los jueces Facundo G. Urso, Aldo Carnevalle y Pablo Viñas  del Tribunal Criminal Oral Nro. 1 de Mar del Plata que dictaron la absurda sentencia, dijeron que no fue un femicidio, descartaron que hubiera abuso sexual y negaron la existencia de una relación desigual de poder o un estado de vulnerabilidad dentro de un contexto analizado desde la perspectiva de género.
Esta sentencia respalda nuevamente los principios machistas, misóginos y patriarcales con los que se maneja la justicia de nuestro país, abandonando nuevamente a la víctima y a sus familiares en el reclamo de justicia.
Exigimos al Poder Judicial la capacitación con perspectiva de género a quienes deciden sobre la libertad o el encarcelamiento de personas. También exigimos el juicio político a lxs magistradxs que fallan con total inobservancia a las normas vigentes en materia de género que tienen  la protección y  establecen la prevención, sanción y erradicación de la violencia hacia las mujeres y las disidencias.  La situación de vulnerabilidad y de inferioridad en la que se encontraba Lucía y tantas otras victimas de éste tipo de crímenes, es clara. Vale recordar que quienes tenían en sus manos la investigación hicieron caso omiso a aquellxs profesionales que advirtieron que éste asesinato era otro feminicidio. Si lxs jueces y juezas siguen descartando incorporar a sus fallos la perspectiva de género no habrá justicia.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.