La extensión de la jornada laboral precariza las condiciones de trabajo

El problema de la infraestructura

Este año atípico que empezamos a despedir volvió a dejar en evidencia una complicación que a esta altura podemos decir que es un problema crónico del Poder Judicial. La pandemia desatada desde prácticamente el inicio del 2019 evidencia que la planificación del trabajo judicial diario se sostiene sobre la voluntad de sus trabajadores y trabajadoras. Entonces esta etapa no hizo otra cosa que potenciar los problemas que teníamos antes de la aparición del virus, evidenciando aún más los problemas que fueron permanentemente ignorados por la Corte y la Procuración. Sin duda, la extensión de la jornada laboral como forma de precarizar las condiciones de trabajo es hoy una manera más que ilustrativa de hacer visible esta situación.

 

Extensión de la jornada laboral

Sin duda esta situación es hoy uno de los problemas que más se escuchan en las oficinas. Esta avanzada del sector patronal no es nuevo, podemos remontarnos hasta la aparición de la reforma penal allá por el 98 para establecer un punto de quiebre en el cumplimiento de la jornada. Esta nueva forma de organización del trabajo en las oficinas en el fuero penal trajo consigo un elemento que hasta el día de hoy sigue siendo un instrumento de presión, EL TURNO. Con él se ha conseguido que compañeros y compañeras asuman la responsabilidad que cuando el organismo donde prestan servicio está de “turno” ellxs sientan la obligación de permanecer en las oficinas más allá de las seis horas que nos pagan por nuestra labor. Un factor clave en este sistema es el cuerpo de magistrdxs quienes son lxs primerxs en crear un sistema delegativo de responsabilidades que termina en que lxs compañerxs sientan que la respuesta del organismo debe ser brindada por ellxs. Por esto no es raro que el fuero tenga que extender sus horarios hasta entrada la noche o incluso los fines de semana.

La organización del Poder Judicial es otra cuestión necesaria de discutir. De ella se desprende que fueros que tienen contacto directo con la necesidad de la gente como el de Familia y el Laboral sea a quienes menos personal se les asigna en comparación con otros. Esta distribución repercute en la organización de la oficina. El cúmulo de trabajo produce que la cantidad de personas destinadas a su realización no sea suficiente para dar respuestas dentro de las seis horas de jornada laboral, por lo que, nuevamente la permanencia en la oficina vuelve a ser una respuesta inmediata que se entiende como parte del “compromiso” con el trabajo pero que vuelve a repetir dos vicios que ya mencionamos. La extensión del jornada laboral y la consecuente delegación de responsabilidades-

En el mismo sentido, hace algunos años atrás la Corte lanzo el portal de presentaciones electrónicas. A través de este medio, profesionales del derecho pueden realizar presentaciones en los expedientes que llevan adelante sin restricción horaria. Para los fueros que cuentan con este sistema, principalmente el Civil y Comercial, la posibilidad irrestricta de recibir presentaciones sin duda ha modificado la organización de la oficina. La cuenta es sencilla, los escritos presentados de 8 a 14 hs son recibidos con el personal trabajando lo que permite la organización del trabajo con el material humano disponible. Las presentaciones electrónicas que se dan por fuera de ese horario produce un cumulo de escritos que luego deben ser asignados al día siguiente desvirtuando la jornada laboral. Y si esto pasa de un día para el otro, los fines de semana, los feriados o incluso las vacaciones se ven desdibujadas por esta posibilidad de recibir escritos de manera constante y con los tiempos procesales pisando los talones de quienes tienen que dar respuestas, lxs trabajadorxs.

 

El Teletrabajo o trabajo desde el hogar

Ya en la pandemia y con las necesidades que la misma requería la aparición de esta modalidad de trabajo fue aplicada con la improvisación que caracteriza a nuestro patrón. Fue sustancial la presencia de la AJB para lograr un convenio que puso límites al intento de avance patronal y dio la posibilidad efectiva de gozar de derechos a lxs compañerxs como la desconexión, la dispensa por cuidados, el límite de la jornada laboral entre otros. Pero a pesar de ello hay cuestiones que no se han resuelto de la mejor manera volviendo a ser la voluntad de lxs trabajadorxs una variable de ajuste para que el sistema funcione.

 

La organización colectiva como respuesta

Se pueden intentar una serie de respuestas a las cuestiones arriba planteadas, y todas tienen como eje central a la Organización Sindical como el canalizador de todos los reclamos. Es preciso para ello que se fortalezca la organización dentro de las oficinas, que se discuta de manera seria que la delegación de responsabilidades hacia abajo no puede ser la solución de los problemas que presenta la falta de infraestructura y que nuestra jornada laboral no puede exceder las seis horas. Es preciso para dar respuestas a la población que se designe el personal suficiente en los organismos que lo requieren, que se pongan en funcionamiento los establecimientos creados por Ley, que se nombre al personal cuyos organismos registran como vacantes, que por otro lado, también suele frenar ascensos afectando la carrera Judicial. El convencimiento de lxs compañerxs de que los derechos conseguidos deben ser respetados es un eje central a la hora de poner un freno al avance del sector patronal. En esta línea la AJB, como lo ha hecho durante toda su historia, es quien motoriza cada reclamo, cada defensa y pone a disposición de lxs compañerxs todas las herramientas que posee el sindicato para conseguir el efectivo cumplimiento de derechos.

Desde La Comisión Directiva Departamental La Plata invitamos a todxs lxs compañerxs a ponerse en contacto con el Sindicato si sufre cualquier tipo de avasallamiento… ¡¡¡LA FUERZA ESTA EN LXS TRABAJADORXS!!!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.