Nos solidarizamos con la compañera Paula Digiano

La compañera judicial no es un simple eslabón de una cadena repleta de enmiendas. Lo vivido por Digiano quien se desempeña como Oficial de Justicia en nuestra Departamental es otro ejemplo de la precariedad de las condiciones de trabajo, algo que la AJB viene denunciando de manera sistemática. Ante esta situación poco o nada ha hecho la SCBA. Pero, este hecho también sirve para graficar la importancia dentro del proceso judicial de la labor que se desarrolla por parte de la Oficina de Mandamientos y Notificaciones.
El incidente sufrido por Digiano ocurre cuando se presentó en un comercio con el fin de cumplir con una orden librada por el Tribunal de Trabajo N° 5 de La Plata y secuestrar un vehículo utilitario en el marco de una causa por despido. En el lugar la dueña del rodado “atacó al empleado que había sido asignado para retirarlo. Se le abalanzó y le arrebató la llave mientras otros dos hombres que estaban en el local salían en apoyo de la demandada” según relató nuestra compañera. No es la primera vez que Oficiales de Justicia y Notificadorxs salen a la calle a realizar su trabajo poniendo en juego su integridad física e incluso sus pertenencias con pagos, como la movilidad, que lejos están de cubrir las erogaciones necesarias para cumplir con las mandas.
Este hecho vivido por la compañera no hace más que demostrar los riesgos a los cuales se enfrenta el sector de mandamientos. La importancia que tiene dicha tarea hace que la misma sea irremplazable. En tal sentido es preciso mencionar que la preparación y capacitación para realizarla es al momento de encontrarse en dichas situaciones, transformándose la experiencia en un factor clave.
La tarea fuera de las oficinas de tribunales es clave para el avance de un expediente. En este caso, el secuestro de un bien que garantice el pago dentro del juicio o bien cuando es preciso notificar a una persona a su domicilio para garantizar la defensa en juicio o que pueda llevarse adelante la ejecución de una sentencia. Estas situaciones no siempre son bien recibidas por lxs destinatarixs y suelen producirse reacciones como las que sufrió la compañera. Por eso exigimos a la Corte de Justicia Provincial que garantice los medios necesarios para que el cumplimiento de las tareas arriba mencionadas no sean una lotería.
Desde la Comisión Directiva de la Departamental La Plata de la AJB nos solidarizamos con la compañera Paula Digiano e insistimos con que es preciso se garanticen todas y cada una de las condiciones de trabajo en todas las oficinas del Poder Judicial.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.