Violencia de género en el ámbito laboral: un paso más a favor de la denunciante

A partir de lo solicitado por la organización gremial, la Procuración General de la Suprema Corte de Justicia ordenó la readecuacion de las actuaciones disciplinarias originadas por hechos graves de violencia de género, haciendo lugar al requerimiento de la AJB de escucha de la mujer denunciante y dirección de la investigación atendiendo los estándares nacionales e internacionales en la materia.

La denuncia hace referencia a gravísimos hechos de violencia contra la mujer cuya acreditación amerita el enjuiciamiento del magistrado denunciado, Omar Armando Velázquez, quien al momento de los hechos suplía la titularidad del Juzgado de Familia Nro. 1 del Departamento Judicial La Plata.

La compañera radicó su denuncia en el año 2019, confiando en que la autoridad administrativa intervendría para hacer cumplir la normativa nacional e internacional en materia de protección a las mujeres contra la violencia. En el mes de junio de 2020 tomó conocimiento que el expediente administrativo había sido girado al Procurador General para dictamen, con posibilidades de cierre y sin haberse producido la totalidad de la prueba ofrecida ni haber recepcionado su escucha. Ante ello recurrió al sindicato.

La intervención gremial a través de una presentación ante la Subsecretaria de Control disciplinario y a posteriori ante el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, solicitando intervención a efectos de que ordene la devolución del expediente de mención a la mentada Subsecretaria de Control Disciplinario para otorgar vista de las actuaciones a la denunciante y se tomen las medidas necesarias para apartar al denunciado de cualquier cargo de responsabilidad que pueda ocupar.

La respuesta positiva de la administración, que es consecuencia de las gestiones gremiales y de la tarea que el sindicato viene desarrollando en materia de género, constituye un paso más e importantísimo hacia la modificación de los procedimientos disciplinarios con perspectiva de género y el establecimiento de protocolos para casos de violencia, demandas que son parte de la agenda del sindicato.

Esta modificación resulta urgente a fin de atender con celeridad las denuncias, especificidad en su abordaje, establecer medidas de protección y reparación efectivas para las compañeras que padecen situaciones de violencia en el ámbito laboral, como asi también el apartamiento preventivo y sanción a los violentos.

En el andar del siglo XXI no puede ser posible un poder del estado tan conservador, machista y patriarcal. Seguimos exigiendo un Poder judicial libre de violencia machista, con perspectiva de género y feminista.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *